Excerpt for Saliendo del problema by , available in its entirety at Smashwords



Como llegar a Dios.









Saliendo del Problema







Basado en la reina Ester.





Trino Ramos





















Copyright © 2017 Trino Ramos

Texto del copyright

1ª edición

Todos los derechos reservados

La licencia de uso de este ebook es para uso y disfrute personal. No puede ser vendido ni comercializado. Puedes compartir sus enseñanzas siempre que cites la fuente y/o autor.



Índice



Prólogo



Desde hace algún tiempo tal vez hallas sentido que los problemas se incrementan en tu vida, has tenido más estrés en el hogar y en el trabajo, el dinero no te rinde y hay más presión con tus jefes para hacer tu trabajo o algún otro problema en particular, déjame decirte que no eres el único que está pasando por ello, a tu alrededor hay quienes están pasando por situaciones similares o mucho peor, aun así, no quiere decir que debas acostumbrarte a dicha situación o seguir con esa rutina. Es el momento de que salgas de ese estado, es un estado físico, y espiritual que tiene repercusiones directas con tus emociones.

Hay veces te sientes que le has fallado a Dios de muchas maneras y que no tienes moral para acercarte a Él, que eres hipócrita o que no naciste para entregarte exclusivamente al Señor, pero reconoces que tienes una necesidad que Dios la puede suplir pero te da pena con El. Es totalmente normal ese sentimiento.

En este libro te voy a orientar como llegar a Dios como hijo del Rey, teniendo como base representativa la historia de la reina Ester. Para que sea realmente efectivo debes saber y estar convencido de quien eres, eres un hijo del Rey Eterno. Te invito es que le abras tu corazón a Jesucristo, Rey de reyes y Señor de señores, es muy sencillo solo debes leer en voz audible estas palabras.

“Señor Jesucristo, gracias por morir por mí en la cruz, perdona mis pecados, yo te abro las puertas de mi corazón, te pido que entres, yo te acepto como mi Señor y Salvador personal, escribe mi nombre en el libro de la vida en el nombre de Jesucristo, amen”

Capítulo 1

Pidiendo ayuda



Hace un tiempo tuve un problema en el trabajo, al llegar a la casa tuve un problema con mi hijo, luego tuve un problema con unos vecinos, no había terminado de digerir un problema cuando ya tenía otro encima, no sabía qué hacer, ¿cómo afrontar los quehaceres del día si tenía tantos problemas? Así que decidí buscar a Dios para solventar mis problemas, el problema ahora era que me sentía mal con Dios, me sentía indigno pues me sentía un vil pecador, me daba pena con El, no lo había buscado antes ¿y ahora que tengo problemas si lo busco? Aun así, no tenía otra persona donde recurrir, pues tenía miedo de no elegir la persona correcta para desahogarme, porque podría ser víctima de chismes, de que esa persona le dijera a todo el mundo lo que me estaba pasando, así que me arme de valor y fui a buscar a Dios, a solas, decidí darle mis cargas a Jesucristo, y desde entonces todo en mi vida empezó a cambiar, uno a unos mis problemas fueron cambiando en oportunidades y en enseñanzas de vida, y tal vez te preguntes ¿Cómo lo puedo hacer? Pues aquí te traigo una guía que te podrá ayudar y que ha ayudado a muchas personas a salir de sus problemas, a través de un libro en la biblia llamado Ester, en él está representado Dios como el rey y la reina Ester como tú, la reina en este caso eres tú, no importa si eres hombre o mujer, visualízate tú y Dios en esta enseñanza, como hijos del Rey tenemos el permiso de vivir como tal, como hijos del Rey, permite a tu ser entrar en esta enseñanza de una manera obediente y veras los grandes frutos que obtendrás. No importa si nunca has buscado a Dios, o si ya eres un líder en la iglesia, de igual forma esto es para ti. Empezamos leyendo Ester 4:15-16.



15 Y Ester dijo que respondiesen a Mardoqueo:

16 Ve y reúne a todos los judíos que se hallan en Susa, y ayunad por mí, y no comáis ni bebáis en tres días, noche y día; yo también con mis doncellas ayunaré igualmente, y entonces entraré a ver al rey, aunque no sea conforme a la ley; y si perezco, que perezca.



La reina Ester, siendo autoridad pidió ayuda a sus subalternos, tuvo humildad al reconocer que necesitaba ayuda, y no fue buscando a alguien con alto rango en el reinado dado que ella era la reina, sino a buscar ayuda a personas de un rango inferior, aunque ella no lo vio de esa manera; hay quienes no les gusta pedir ayuda a un hijo, un sobrino, un hermano, o si eres un jefe y no te gusta pedir ayuda, bien sea por pena, porque sean menores que tú, porque los creas que no tienen experiencia, porque no te guste o simplemente porque no quieres sentirte que te rebajas al pedir ayuda, si estas en alguna situación similar, no te limites, nada vas a perder con pedir ayuda, al contrario, puedes ganar mucho, recuerda que la reina fue humilde de pedir ayuda y no dijo que no buscaría ayuda en otros, no miro si la ayuda no podía venir a alguien que esté por debajo de ella, a veces hay quienes dicen, que no le pedirán ayuda a alguien que sea menor, ella necesito ayuda y ella misma la busco, sin pena, sin orgullo ni arrogancia.







Capítulo 2



Ayunando



Ve y reúne a todos los judíos que se hallan en Susa, y ayunad por mí…

Ester 4:16.



La reina pidió a otros que ayunaran con ella, aquí se nos está mostrando del poder del acuerdo, pidiendo ayuda en oración y apoyo espiritual, en este caso a través del ayuno, de esta forma se realiza un trabajo en equipo, puedes buscar apoyo a otros ayunando por un propósito, Dios te respaldara cuando hay varias personas que se ponen de acuerdo en ayunar juntos por un propósito en común, por alguna causa, por algo específico. La reina pidió ayunar pidiendo respaldo de Dios por algo que ella iba a hacer, pues estaba a punto de realizar algo trascendental e influyente en muchas personas.

No comáis ni bebáis en tres días, noche y día; yo también con mis doncellas ayunaré igualmente…

Ester 4:16.

La reina estaba segura y creía en el poder de la unión en oración y ayuno, ella estaba convencida de ello, acordando que, Mardoqueo y su gente ayunaran y la reina se uniría a ellos, ayunen por mí y yo también voy a ayunar, ella no dijo, ¡Ayunen ustedes y yo no ayunare! Al contrario, hubo una unión poderosa, algo especial, pues no solo pidió que ayunaran con ella a sus criadas sino que pidió ayuda a personas que no estaban físicamente en contacto con ella, estaban fuera del palacio, esto nos da a entender que no hay distancia que separe el poder de la unión del ayuno y la oración.



Capítulo 3



Manos a la Obra



Después del ayuno la reina iba a ver al rey, ella sabía que hacer eso iba en contra de la ley impuesta en ese tiempo, si ella iba a verlo, se exponía a que fuera apresada o sentenciada a muerte, aun así ella se arriesgó, se armó de valor, fortaleza y dijo que de cualquier forma lo haría. Y Mardoqueo hizo tal cual como la reina le pidió, fue obediente a su autoridad, así como debemos ser obedientes a nuestros jefes, lideres, padres, pastores…



 Aconteció que al tercer día se vistió Ester su vestido real, y entró en el patio interior de la casa del rey, enfrente del aposento del rey.



Luego del ayuno la reina vistió su traje real, aquí no está hablando precisamente de una envestidura física sino nos habla de una envestidura espiritual, es una envestidura que tenemos los hijos de Dios, somos hijos de realeza, cuando vamos a ir a la presencia de Dios tenemos que vestirnos para entrar en su presencia con más pureza, debemos vestirnos para ir a su lugar santo, y ¿cómo hacemos para obtener dicha vestidura? Bueno, es necesario limpiarnos de todo pecado, cubrirnos y lavarnos con la sangre del Cordero de Dios, pedirle en oración a nuestro Señor Jesucristo que sean emblanquecidas nuestras vestiduras espirituales con su bendita sangre, y obtendremos una vestimenta espiritual de realeza al entrar en la presencia del Altísimo Dios.



Capítulo 4

Entrando en su Presencia.



Luego la reina se paró en la parte inferior del palacio, frente al corredor del salón del rey. Para ir a Dios debemos pararnos frente a su lugar santo, no se trata de ir a buscar a Dios viendo un partido de futbol, o viendo una película, o en una fiesta, debemos estar preparados y con el corazón dispuesto para entrar a orar a Dios, estar dispuesto a pedir perdón uno a uno por cada pecado que cometiste, no se trata de decir, Dios perdóname todos los pecados, se trata de decir, Señor perdóname porque peque al decir mentira, porque murmure contra alguien, porque no le hice caso a mi mama, en fin, debes ser más específico al pedir perdón por los pecados, pídele perdón también por los pecados que no recuerdas, debes limpiarte todo, pídele perdón por los pecados que hiciste voluntariamente e involuntariamente también.



El rey estaba sentado al fondo del salón, frente a la puerta, cuando vio a la reina se alegró…

Ester 5:1-2

Hay ocasiones que cometemos errores, y hay otras que cometemos muchísimos errores, y a veces queremos ir a la presencia de Dios para pedir algo que necesitamos, y no nos sentimos dignos de buscarle, y menos de pedirle algo, te da pena con El, te sientes impuro debido a los muchos pecados que has cometido, te sientes apenado… Dios está esperándote, en esta historia, la reina Ester sentía que no debía ir a ver al rey, aun así se paró frente al salón y el rey se alegró de verla. Así mismo es Dios contigo, cuando El ve que tienes la iniciativa de encontrarte con El, cuando le buscas, Dios se alegra, también cuando hablas de Cristo a otros, Dios se agrada de ti, cuando reconoces que entrar a su presencia es tan real, y buscas estar en intimidad con Dios, y determinas en tu corazón buscarle íntimamente, cuando buscas calibrar tu corazón con el corazón de Dios, Él se alegra.



Capítulo 5



Frente al Rey



Cuando el rey vio a Ester le extendió el cetro de oro, esto representa a Dios colocando un enlace de comunicación con nosotros, se logra a través de la oración, y cuando la reina lo toca ella está representando un acto de adoración, de reverencia, de respeto y reconocimiento de autoridad. Es necesario que adores a Dios, que de tu boca salgan palabras de adoración y de agradecimiento, debes tener un corazón agradecido a Él.

Luego el rey le pregunto qué le molestaba a la reina, se interesó al verla allí, y el con un corazón compasivo muestra que le quiere ayudar en su petición, así como también a nosotros directamente la palabra de Dios dice en Mateo 11:28.

Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar



Si has estado muy atribulado y te sientes con una carga pesada, con muchos problemas, o las cosas no salen como lo planeabas, perdiste a un ser querido, te sientes atrapado en algún vicio, tienes problemas con tu pareja o con tus hijos, o sientes que tus problemas financieros están incrementándose, parece que todo te saliera mal y se acumulan más y más problemas, pues Dios está esperándote, cuando tú lo buscas, El extiende su cetro para establecer la comunicación contigo, Él es un Rey amigo, amoroso, grandioso, un rey todopoderoso, tardo para la ira.

La reina tenía una petición al rey, y nosotros tenemos fundamento en la palabra para acercarnos a pedirle al Rey, pues en mateo 7:7 dice:



Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.



Este versículo nos da el permiso de pedirle a Él, es un texto de oro, pide y se te dará, es la oportunidad de pedirle que te saque de ese problema, no tengas ni pena ni miedo; continuando con la historia, la reina quería pedirle algo pero el rey incluso fue aún más allá, porque le dijo, te daré la mitad de mi reino si me lo pides.



Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.



Esto es maravilloso, pues Dios no solo promete respondernos, sino también mostrarnos cosas que están ocultas a nuestros ojos, como podría ser, la raíz de los problemas por los que estás pasando y en base a ello, podrías definir la salida correcta. En Mateo 6:33 dice:



33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.



Si Dios dice que busques su reino y su justicia, es porque existe y lo encontraras, busca el reino en oración, en tus actos, en las cosas que haces aun cuando nadie te ve, recuerda que Dios si te ve.

El reino de Dios es el reino de Jesucristo, Rey de reyes y Señor de señores; que privilegio tan inmenso es pertenecer al reino; tu eres un hombre o una mujer de reino, debes declararlo con tu boca, yo soy un hombre o una mujer de Reino, yo pertenezco al reino de Dios, debes decirlo que tus oídos escuchen tu voz. Al buscar su reino, toda las peticiones que tienes pasan a un segundo plano, pasan a ser añadiduras, anexos, algo que viene con el reino, lo que andes buscando, pídelo a Dios, pero buscándole y colocando esa petición como un anexo, como una añadidura, debes hacerlo de corazón, no con un interés sino con un corazón humilde, sencillo y sincero delante de Dios, en las sagradas escrituras el Jesucristo dice, que si eso que buscas se lo pides a Él, Dios te lo dará, no busques la energía, busca la fuente de energía, no busques el dinero, busca el verdadero dueño del dinero, no busques la salud, busca el dador de la salud; puedes ver a personas que son prosperas, cristianos evangélicos que progresan, gente de reino que tienen salud, andan con una paz, transmiten tranquilidad, son sabios; tienen algo, tienen un no sé que como dicen por allí, eso que tienen son añadiduras. Muchos de los que no prosperan tienen su mirada en lo que están trabajando, su visión es lo que sus ojos físicos ven, los que son prósperos no tienen su mirada en sus alrededores, su visión esta es en el Reino de Dios, en la Justicia de Dios, en el dador y proveedor, el verdadero otorgador de beneficios.

La reina Ester le dijo que quería invitar al rey y a Aman a una fiesta en su honor, y el rey dijo, llamen inmediatamente a Aman para hacer lo que Ester pide, Dios es más bueno de lo que podríamos esperar de Él. Atrévete a pedirle a Dios que este contigo, que te saque de esos problemas, atrévete a llegar a la presencia de Dios para que te bendiga, llega a su presencia para que te sane, para que saque a tu familia de los problemas, de las discusiones y peleas, de las deudas, de la quiebra de negocios, de la drogadicción, de los chismes, de brujerías y homosexualidad, así como el divorcio y enfermedades terminales, o que saque a tu familiar de la cárcel, atrévete a ir por mas, atrévete a avanzar, atrévete a conquistar, atrévete a ganar, llega a su presencia pero sin arrogancia, ni amor al dinero, ni amor a otras cosas que pudieran colocar a Dios en un segundo plano, eso se llama idolatría y es condenado por Dios. Busca el reino de Dios y eso que pides vendrá a ti por añadidura y Dios responderá porque Él es fiel a su palabra. Honra a Dios con tus diezmos y ofrendas, con obediencia a su palabra, en obediencia a tus autoridades en esta tierra, tales como tus padres, tus jefes en el trabajo, a tus profesores.

Capítulo 6



Dios obrando

Llamen inmediatamente a Aman, en esta porción está representando a Dios moviéndose en favor de ti, de tu petición, El activa sus ángeles, para hacer en favor de tu petición, El Señor empieza a actuar, a mover sus piezas, va a trabajar en personas que te van a ayudar, por ejemplo, en una ocasión un hombre pidió a Dios comprar una casa en un condado donde había mucha seguridad y a él le gustaba mucho esa zona residencial y se lo pidió a Dios de la manera correcta, tal como te lo he descrito, luego esperó teniendo fe que ocurriría, el no tenía mucho dinero y era costosa la casa, sin contar que estaba habitada; al cabo de varios meses, aquel hombre no conseguía ni aumento de sueldo, ni un segundo trabajo para reunir el dinero para comprar la casa, aun así el no renuncio a sus sueños y esperanzas, fueron tiempos duros pero el perseveró y en el momento menos pensado, un amigo le dijo que había escuchado que los dueños de dicha casa habían sido promovidos por una empresa a otro lugar y que venderían la casa, esa misma tarde, lo llamaron para darle un segundo trabajo, y al día siguiente fue a hablar con los dueños de la casa y accedieron a que le pagara en cómodas cuotas, saliendo de la reunión le llamaron para informarle que le aprobaron un crédito que había pedido varios meses atrás, así como un aumento de sueldo. ¿Que nos enseña esta historia? Que al momento de pedir a Dios no debemos afanarnos, pues El empieza a mover las cosas, allí fue moviendo las cosas en la empresa de aquellos dueños de la casa para que se fueran de allí gracias a una bendición, también coloco las cosas para que se creara una fuente de empleo nueva para el hombre, Dios fue trabajando en la parte financiera, también se puede apreciar la fe inquebrantable, a pesar de los tiempos duros no dejo de creerle a Dios. Confía en El Señor y veras que El hará, habiendo pedido de la manera correcta, El responderá, a su tiempo, como dice en el libro de Eclesiastés capítulo 3



1 Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.



Dios no llega ni antes ni después, Él llega exactamente a tiempo, en el preciso momento El responde.

Puedes decirle a Dios en oración de una manera parecida a esta:

“Señor perdona mis pecados por los cuales te he fallado, te entrego mis problemas, quítalos de mi por favor, te pido por mi salud y la salud de mi familia, bendice mi familia y mis bienes, guárdame del mal siempre en el nombre de Jesucristo, Amen”

Busca a Dios, pídele perdón por tus pecados, pídele lo que necesitas, pídele que te saque de los problemas por los que estás pasando, confía, no te afanes ni desesperes espera hasta que Dios haga a su tiempo.



Acerca del autor

Trino Ramos.



Profesor de Matemáticas, pertenece al equipo de líderes y al ministerio de Adoración en la iglesia Redención en Venezuela, ha sido líder de intercesión y guerra espiritual, ministrando liberación en muchas familias ganándolas para el Reino de Dios.


Download this book for your ebook reader.
(Pages 1-11 show above.)